Resignación o Aceptación?

Resignación o Aceptación?

En muchas ocasiones, creemos estar aceptando una situación, cuando en realidad estamos resignándonos a la misma. ¿Cuál es la diferencia?

Son dos actitudes muy diferentes, la Resignación nos hace sufrir, porque seguimos esperando que la situación sea de otra forma y no como es en la actualidad. Y en ocasiones, nos esforzamos en cambiarla. Sin embargo, cuando aceptamos, asumimos la realidad, sin pretender cambiarla, sin sufrir por ella, y eso nos permite seguir proyectando en la vida, buscando mejores opciones en otro camino.

Creemos aceptar una situación cuando conseguimos “sobrevivir” a ella, cuando la olvidamos…sin embargo, estamos resignados a ella… cuando no nos movemos en la dirección que deseamos en nuestra vida, sino que quedamos atrapados en la situación, sintiéndonos víctima de la situación, y no haciendo nada al respecto. De esta forma, nos esclavizamos a la situación, nos atamos a ella, nos bloqueamos en nuestra vida, así de simple nos resignamos, mas no es lo que nos permitirá crecer en la vida

La aceptación es felicidad

Por el contrario, cuando aceptamos una situación, a pesar de que nos disgusta, significa que seguimos buscando otro camino para nuestra felicidad, hemos descubierto que éste no es nuestro camino. La aceptación es algo así, como no ir contra-corriente, sino aprovechando las situaciones para aprender en la vida.
Siempre existe la posibilidad en función del aprendizaje vivido de redirigir el timón en otras direcciones por el camino de vida.
Para y porque resignarnos, si ello paraliza, estanca nuestro avanzar por la vida, mientras que cuando aceptamos, nos permite volver a tomar orden en lo que ha de ser!!

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.