Día internacional de la Discapacidad

Día internacional de la Discapacidad

maria virginia discapacidadHonro la vida que hay en mí y celebro la Vida que mis padres me dieron, como fruto de su amor y pasión, porque antes que nada fueron el origen y yo soy su semilla, los honro y los amo simplemente por darme mi existencia, y aprendí por ellos a hacerme un ser sin límites ni restricciones, mas allá de aquellas que yo misma pudiera imponerme, por el cuidado extremo o su inexistencia, por cada no puedes declarado o impuesto, que en vez de frenarme se constituía en el hambre de mis ímpetus internos, cualquier hubiese sido la forma como lo hayan hecho lo hicieron bien, además los escogí para ser mis padres y aprender de nuestras vivencias.

Crecí y transcurrí por el sendero de la vida, viviendo el reto del día a día, y cada amanecer hoy convertido en un agradecer infinito por ser quien soy y como estoy, porque trepan a mis pies las raíces del mirarme a mí y al otro de igual a igual, sin ropajes de ningún tipo ni más allá de una condición especial física, psíquica o emocional, desnudos todos como vinimos al mundo, porque tanto el ropaje textil como los ropajes individuales del ser humano que soy, constituyen trajes prestados que solo corresponde a cada uno quitárselo o cambiárselo por muidos o rotos y otras veces porque ya ha sido demasiado lo sucio que te ha dejado en la piel y quieres limpiarte tus propias heridas que te llevaron a sentir las incapacidades del miedo, el temor a la perdida de la ausencia insoluta de algo o alguien que sabes no está o no lo puedes tener y hasta llegar a saborear las arenas de tu propio sufrimiento en un sentido figurado. Y es aquí donde tú mismo decides ya basta y renaces de lo sombrío que hay en ti, y se hace nueva tu piel y vez el prisma de tu propia luz, hasta la próxima experiencia porque eso somos, agua fluida, por el cauce del rio empedrado de rocas muidas, que se lustran con el devenir de los tiempos que corren por nuestros días.

Pasan los años y progresas por la vida y tu piel se cambia con cada experiencia de vida, y ya estas curtido por el camino mal llamado Imposibilidad, cuando en realidad tus capacidades se amplían cual espectro de luz, con cada reto forjado con valor y alegría, el termino sacrificio no existe más que en la mente de quien se lo crea para sí, pues ningún ser humano es una condición especial ni esta existe como tal, pues donde una está disminuida otras capacidades se desarrollan hasta en términos inexplicables, y no es más que moldearse la vida o adaptarse a ella de acuerdo o conforme quien eres y estas, concluyendo todos los seres humanos somos iguales y solo nos distingue la forma o manera de afrontar la vida, y así solo así, entonces te conviertes en la estrella que alumbra tu propio cielo.

Se trata de ser Superviviente y no sobreviviente, porque este último vocablo en si es precario o ambiguo en la mente de quien lo asume, eres superviviente de un mundo adecuado por ti a tu manera sin reglas ni imposiciones de ti o de otros que frenen aún más tus propias capacidades disminuidas, pero que serán las bases o cimientos de hacer crecer en ti otras que alimenten tus iniciativas para un mejor vivir, progresar y encaminarte a una vida sin diferencias, porque no las hay, y solo así lograras tomar para ti en tu vida lo que el amor propio, el corazón, el ímpetu, la paciencia, el coraje, la perseverancia y la superación te lleve a culminar el sueño o meta perseguido y este(a) siempre tendrá su fecha de entrega, por lo que siempre habrá de estremecerte es que eres vida y siempre serás la causa de tus efectos.

“Una persona no es un producto de las circunstancias. Sus pensamientos son los arquitectos de sus circunstancias. Una persona de carácter construye una vida en cualquier circunstancia. Se afana y persevera firmemente. Camina hacia adelante con bravura.”(Swami Sivananda).

“Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas-la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino». (Viktor Frankl).

Eres agua fluida, por el cauce del río empedrado de rocas muidas,
que se lustran con el devenir de los tiempos que corren por tus días,
porque somos iguales todos y ha de estremecerte que eres vida,
asumiendo el desafío de tu destino y viviéndolo con energía,
convirtiéndote en la estrella que ha de alumbrar el resto de tus días,
mas hoy Día internacional de la Discapacidad celebra tu retos como iguales ante la vida.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.